Financiación: Todo lo que debes saber

Misión

Generar y transmitir contenidos que fortalezcan el desarrollo y valores del ser humano.

Visión

Ser el medio de comunicación con mayor relevancia por internet en radio, gracias a la calidad de nuestros contenidos enfocados a la cultura, educación, musica y ante todo para expresar lo que tus sentidos necesitan.

La financiación es una herramienta que puedes utilizar para salir de una situación económica complicada, ya sea en tu negocio o en tu vida personal. Adquiriendo un crédito o pidiendo un préstamo se puede hacer frente a un determinado problema económico.

Pero aunque se trata de decisiones delicadas que comprometen nuestros recursos futuros, utilizar préstamos personales no siempre es negativo. Al contrario, pueden representar el paso que necesitas para alcanzar tus metas cuando tienes muchas deudas y no sabes cómo pagarlas.

Aquí te contaré las ventajas y desventajas de pedir un préstamo, que debes evaluar muy bien porque cada caso es particular.

Ventajas de pedir un préstamo

1.Te permite cubrir tus necesidades

Con un préstamo podrás pagar las deudas que tienes pendientes y agruparlas en una sola cuenta. Así evitarás el riesgo de olvidar el pago de algún compromiso.

Además, te permite obtener dinero para invertir en productos, bienes, remodelaciones, nuevos negocios o cualquier otro elemento que genere ingresos para mantener tu empresa en funcionamiento e impulsar tu negocio.

2. Deudas actualizadas

Cuando adquieres un préstamo, tu planificación financiera mejora. Los préstamos te ayudan a mantener tus finanzas organizadas, a estar al tanto de los pagos, los plazos y todo lo relacionado con ellos, ya que ofrecen actualizaciones de las deudas en todo momento.

3. Obtención de liquidez inmediata

No disponer de dinero para pagar deudas, oportunidades de negocio o emergencias complica considerablemente la situación y puede llevar a la insolvencia financiera.

Al pedir un préstamo, se obtiene liquidez inmediata para afrontar estas circunstancias y se puede disponer de dinero para cubrir una necesidad.