En ‘ciudad huachicol’ solo cambiaron de horario

 

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

No. A San Martín Texmelucan, Puebla, no llegó el plan de combate al huachicoleo del nuevo gobierno federal, en sus calles continúan circulando camionetas con el combustible robado. A plena luz del día, ante los ojos de las fuerzas federales.

En sus gasolineras no hay desabasto. Algunas hasta tienen pipas varadas por si es necesario surtir el energético. Lo único que ha cambiado es que, igual que el presidente Andrés Manuel López Obrador, los picadores de ductos madrugan “a las 2 o 3 de la mañana, para evitar los operativos”.

Tienen sus propias mañaneras, las mañaneras huachicoleras. Todo inicia a esa hora, aprovechando la oscuridad de la noche. Alberto, uno de los picadores más recurridos por las bandas de huachicoleros, aprendió su oficio en Tierra Blanca, Veracruz, cuando trabajaba para Los Zetas.

Los ductos son fáciles de reconocer, tienen señalamientos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en los que las autoridades piden a la población “no excavar”. Detallan que son tubos de “alta presión bajo tierra” porque corre el combustible y advierten que quien lo haga será acreedor a sanciones penales.

Estos tubos están a escasos metros bajo la tierra. Ahí, en esos puntos donde se pide “no excavar”, llega Alberto y se acompaña de tres chalanes, una llave Stilson y tres pilas para soldar.

Su maniobra dura apenas media hora. “Primero se solda un Nipe (silenciador industrial) de 0 a 80. Luego se pone válvula del cero al carbón. Y se pone el tecolote que se ocupará para perforar… una vez hecho eso se quita”, detalla.

Posteriormente, la presión lanza el combustible por el aire y “de inmediato tenemos que poner una manguera para empezar a llenar las pipas”. Alberto cobra 5 mil pesos por toma clandestina.

—¿Y si llegan las autoridades? —se le pregunta.

—Por lo general nos cuidan tres halcones. Si están muy cerca, pues a correr —responde.

De cada toma pueden llenar dos pipas de 30 mil litros cada una; a decir de Alberto, cada chofer gana de 500 a mil pesos por transportar el combustible extraído de forma ilegal.

En el último informe de actividades del presidente Enrique Peña Nieto, Pemex reveló que a septiembre del año pasado Puebla es la entidad con más tomas clandestinas con mil 636; seguida de Hidalgo, con mil 491, y de Guanajuato, con mil 352. Tres de cada diez puntos de robo están en San Martín Texmelucan.

Militares y "huachicoleros" en la carretera de San Martín Texmelucan. (Octavio Hoyos y Especial)

Este municipio, que está a 95 kilómetros de la Ciudad de México, se consolidó como la capital huachicolera tras el cierre de los ductos que cruzaban por Palmarito en 2017, por un enfrentamiento entre militares y bandas dedicadas a este ilícito.

Sobre la carretera federal se venden los tambos, bidones y tinacos para trasladar combustible. Hay de diferentes medidas, colores y capacidades, todo depende del lugar que tengas en la cadena huachicolera.

De acuerdo con los propios delincuentes, el precio inicial del litro es de 10 pesos; de éstos, tres son para el dueño del terreno, tres para pagar seguridad y el resto es la ganancia para la banda criminal.

Los halcones son indispensables, con sus motos y celulares se mueven por las calles del municipio para avisar cuando hay retenes u operativos a fin de cambiar las rutas de tránsito.

Las redes de este ilícito son tan grandes que las pipas que salen de Puebla rumbo a Hidalgo llevan diésel, y de allá las regresan con gasolina Premium para aumentar la oferta.

Gran parte de la población participa de esta industria, a los que no ceden a los jugosos ingresos los amedrentan: les queman sus terrenos si es que pasa por ahí un ducto, los amenazan y algunos pagan con su vida el desafío.

© Proporcionado por Mediotiempo S.A. de C.V.

Alberto asegura que en los 10 años que tiene trabajando como picador en Tamaulipas, Veracruz y Puebla nunca recibió ayuda o instrucción de algún trabajador de Pemex.

“Ellos no tienen nada que ver, uno aprende así porque sí. Hace 15 años se metían las conchas, no se soldaba para ponerse todo el tubo pelón, antes se ponía la concha, antes era más peligroso. Ahora ya avanzamos, es más seguro y rápido”, afirma.

La seguridad es tan endeble en la zona que las estaciones de gasoductos y oleoductos en San Cristóbal están abiertas, sin candados, ni autoridades, cualquiera puede entrar para extraer energéticos. Eso sí, son constantes las motos de bajos cilindraje que pasan por ahí.

Al mismo tiempo, en el Centro de Petroquímica Independencia de Pemex cada minuto salen pipas de diferentes capacidades, pero todas con el distintivo “1203”, que significa que traslada combustible.

Por momentos el ir y venir de estos vehículos dificulta el tráfico en la zona y hasta hace embotellamientos por la urgencia que se tiene para surtir las gasolineras del estado y Ciudad de México, donde se ha reportado desabasto de combustible.

Las pipas oficiales y las camionetas huachicoleras conviven en las calles de San Martín Texmelucan, con diferentes rumbos e intereses económicos continúan sus rutas, todo ante los ojos de las fuerzas federales.

© Proporcionado por Mediotiempo S.A. de C.V.

Fuente 

Compartir Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Quizás te pueda interesar